Disney

13 cosas que no sabías sobre La Bella y la Bestia

Desde que la historia que hace suspirar saltó a los cines, no hemos parado de dar vueltas por la casa y de intentar mantener una conversación con la tetera.

Por suerte, ha llegado el momento de su lanzamiento en digital HD y Blu-Ray y estamos entusiasmados por revivir su magia. Pide tu ejemplar hoy mismo. Hasta entonces, puedes entretenerte con estos datos sobre La Bella y la Bestia que probablemente no conocías…

1. Dan Stevens bailó el vals sobre zancos.

Según el director de la película, Bill Condon, «Dan llevaba un traje con zancos para conseguir la altura de la Bestia…» Y, por lo visto, andar con el traje de la Bestia fue un buen ejercicio para los gemelos de Dan. Según el actor, durante la primera semana, y hasta que consiguió averiguar cómo maniobrar con los zancos, los dedos se le dormían continuamente.

2. Dan Stevens también tuvo que imitar los movimientos de baile…de su cara

Tras grabar las escenas con el traje de Bestia, Dan se ponía un equipo de capturas de movimientos faciales. Le echaban un spray en la cara, que cubría cada poro y, a continuación, tenía que volver a recrear la escena, utilizando únicamente su cara, ¡incluida la escena del baile con Emma Watson! El director, Bill Condon, dijo que Dan Stevens quería actuar con el equipo de capturas de movimientos faciales porque lo veía como un desafío técnico.

3. Ewan Mcgregor nunca había oído hablar de «qué festín» antes de aceptar el papel de Lumiere.

Según el director de la película, Bill Condon, no es una broma. Esto es lo que dijo Condon: «Encontramos a la única persona del planeta, Ewan McGregor, que no había escuchado esta canción antes, así que se la aprendió como una canción nueva…» ¡Nos encantó que McGregor se adueñase de la canción, realizando una actuación espectacular!

4. La canción favorita de Ian Mckellen de La Bella y la Bestia aún no está escrita.

Cuando se le preguntó por su canción favorita de la película, admitió que su melodía favorita todavía no había sido escrita: ¡una canción cantada por Din-Don! Según McKellen, diría algo así, «Me llamo Din-Don, soy un reloj, tic-tac, me llamo Din-Don». A pesar de sus esfuerzos por conseguirle a Din-Don «un gran número», no pudo ser.

5. Dan Stevens vio Rompe Ralph con el fin de inspirarse para su papel de Bestia.

El propio Dan Stevens dijo que «Existe un razonamiento psicológico sobre lo que hace bestia a una bestia, así que vi todo, desde Rompe Ralph hasta Ciudadano Kane, para inspirarme».

6. Josh Gad quería que LeFou sospechase de Gastón en la película.

Alan Menken incluso cambió una de las letras originales de Howard Ashman de la canción «Asalto al castillo» para que LeFou cuestionase la actitud de Gastón. Nos encantó la profundidad del carácter de LeFou en esta adaptación, y resulta fascinante ver que esta perspectiva vino del actor, tal y como lo confirmó el director, Bill Condon.

7. La canción favorita de Dan Steven es «días de sol».

Probablemente habríamos dicho que era «Esperándola sin más» porque la canta Bestia, pero Dan dijo: «Días de sol’ es mi canción favorita. Es simplemente preciosa. Es tan conmovedora y bonita como cualquiera de las canciones de la película de dibujos animados».

8. Los vestidos de los bailarines tuvieron que adaptarse para los números de baile.

¿Sabías que con un vestido del siglo XVIII una mujer no habría podido levantar sus brazos por encima de su cabeza? Según la diseñadora de vestuario, Jacqueline Durran, es un hecho. Tuvo que ajustar todos los vestidos para que los bailarines tuvieran más margen de movimiento para las coreografías de cada escena.

9. Pusieron bolsillos al vestido azul de Bella para que pudiera guardar sus libros.

La diseñadora de vestuario, Jacqueline Durran, diseñó a propósito unos bolsillos para el icónico vestido azul de Bella, para que pudiera guardar los libros. Además, Durran decidió poner a Bella botas en lugar de unos zapatos delicados, «para que pudiera correr por el pueblo». Según Durran, «No queríamos que fuese una princesa delicada, sino una heroína activa».

10. Emma Watson actuó con Maquetas.

Las maquetas son objetos con luces que representan los objetos encantados/personal del castillo mientras hablan y se mueven. Las maquetas ofrecieron a Emma Watson, y demás actores, puntos de referencia a los que dirigirse en cada escena. Además de las maquetas, el director Bill Condon también usó grabaciones de ensayo y previsualizaciones para ayudar a los actores a actuar junto a los objetos animados.

11. Uno de los vestidos de Bella está inspirado en un delantal que la diseñadora de vestuario, Jacqueline Durran, compró cuando era estudiante.

Cuando Jacqueline era tan solo una estudiante, compró un delantal del siglo XVIII con un estampado de seda bordado, que sería la inspiración para el vestido de Bella al final de la película. Encontró un artista en Inglaterra que pintó el diseño, que después ampliaron e imprimieron digitalmente.

12. El abrigo del príncipe lleva cristales de Swarovski con forma de Jabalí, un Dragón y un León.

Un dato histórico divertido: No era extraño que los ricos aristócratas llevaran abrigos con joyas, en la Francia del siglo XVIII. El abrigo de Príncipe que Dan Stevens lleva en el prólogo lleva bordados y cristales de Swarovski y, según Jacqueline Durran, «Si te fijas bien, se puede apreciar que el abrigo lleva un jabalí, un dragón y un león, que están sacados del escudo de la familia del Príncipe…».

13. La aldea en la que Bella y Maurice viven está ambientada en Villeneuve.

La diseñadora de producción, Sarah Greenwood, dice que el número «Bella», que abre la película, está ambientado en un pueblo real francés de 1740 llamado Villeneuve, y que el equipo consideró la posibilidad de grabar en Francia. Sin embargo, por varios motivos, acabaron montando los escenarios en los estudios Shepperton, en Inglaterra. Dice que el pueblo que construyeron fue «dictado por la coreografía, el ritmo y los latidos» de la escena, así que, al final, resultó una ventaja que pudieran personalizar los escenarios de acuerdo a sus necesidades específicas.

Dato extra: los escenarios reflejan, predominantemente, el estilo Rococó francés de la década de 1740

¿Recordáis cuando, en la película de animación, Din-Don lleva a Bella a una visita por el castillo y le habla del diseño rococó? Pues ese era el estilo predominante de la década de 1740. Un estilo excesivo y elaborado que se utilizó en el Palacio de Versalles. Y que se usó también en la película real de La Bella y la Bestia.

Revive esta historia mágica desde una perspectiva totalmente nueva. Consigue La Bella y la Bestia ya en Blu-ray, DVD y digital.

Te puede gustar